Web Oficial de la Comarca del Bajo Martín
Turismo> Las saladas de Azaila

Ruta de las saladas

SaladasEl presente itinerario comienza en Azaila, recorre las estepas cercanas y pasa por las denominadas saladas de Azaila --declaradas Lugar de Interés Comunitario--, que están instaladas en una hoya que forma una pequeña cuenca endorreica. Después recala en término de La Puebla de Híjar y, desde allí, por los nuevos caminos de la concentración parcelaria, se acerca a la carretera Azaila-Escatrón y vuelve al punto de partida, no sin antes asomarse a las "cortadas" o miradores del Ebro, en la linde con la comarca de la Ribera Baja.

Se aconseja evitar las horas de mayor insolación y las épocas de fuertes vientos. El recorrido total es de 28 kilómetros (más 6 de ida y vuelta si se llega al Ebro) en los que apenas varía el desnivel.

Se sale de la estación eléctrica de Azaila, situada en el cruce con la carretera de Vinaceite, en dirección a Los Pedreñales y se deja a un lado la paridera de ese mismo nombre. En el primer cruce se toma el desvío a la izquierda, al llegar a un segundo cruce, se sigue hacia la derecha para acceder a la zona de las saladas de Azaila. Son unas 56 ha de matorrales gipsófilos (adaptados a suelos yesosos) y halófilos (adaptados a suelos salinos), que también cuentan con terrenos cultivados, por lo que es difícil verlas con agua, salvo en época de lluvias intensas. Se pueden atravesar por un camino visible y regresar al cruce.

El itinerario continúa por amplias zonas del monte de Azaila y Almochuel, donde existen varias canteras de alabastro. A lo largo del trayecto se pueden ver numerosas guaridas de conejos, que aprovechan, entre otros lugares, los desmontes del alabastro para criar. El camino conduce a la Haya del Duque junto a la paridera del mismo nombre. Es otra laguna endorreica, desecada, aunque se puede apreciar la curvatura de la misma a simple vista. En esta zona de saladas entre los ríos Aguasvivas y Martín con algo de suerte pueden observarse avutardas, aves en peligro de extinción que ocupan las zonas cerealísticas y esteparias de Aragón.

Se cruza la N232 y, desde el monte ensanchado en parameras, se avista ya el caserío de La Puebla de Híjar. 1,5 km después se toma el camino a la derecha hasta cruzar la vía por la zona de la escombrera, extremando el cuidado, pues es un cruce sin barreras. Se atraviesa una acequia cercana y poco más adelante se llega al camino de Sástago que, siguiéndolo hacia la derecha, conduce a La Puebla de Híjar, atravesando el barrio de la Estación.

La iglesia parroquial de la Natividad de Nuestra Señora es el volumen que domina el barrio antiguo de La Puebla. En la portada aparece la fecha de 1766 junto al escudo de los promotores de la obra, los duques de Híjar. Es un templo barroco, con tres naves y un crucero centralizado, sobre el que se eleva una cúpula trazada por Agustín Sanz. Callejeando por el casco antiguo se llega a la capilla de San Roque, también barroca, con esgrafiados recientemente restaurados. Y en la salida hacia Híjar está la plaza del Charif, lugar de aprovechamiento secular del manantial del Ojico, cuyas aguas vierten en la fuente del Chorro , el abrevadero y el lavadero, hoy centro de exposiciones.

Mirador sobre el Ebro en Escatrón.Se retrocede hasta el barrio de la Estación, donde se pueden visitar el centro de Exposición Permanente "Nuestra Semana Santa" y la ermita de los Dolores. Luego se cruza la vía para retomar el camino de Sástago. Se atraviesa una zona de regadío hasta cruzar la acequia de Revelaina de la Fozaza tras la que vuelve a extenderse el paisaje estepario. Pronto se llega a la carretera A-1404 que comunica Azaila y Escatrón.

Para asomarse a las "cortadas" del Ebro, con vistas a la villa de Sástago, hay que ir en dirección a Escatrón. A 2,4 km. Se llega a un cruce y se sigue por la izquierda hasta alcanzar unos antiguos depósitos de agua desde los que se obtiene una panorámica impresionante de los meandros del Ebro. La vuelta a Azaila se hará por la carretera A-1404.

Las saladas y el sistema endorreico
A lo largo de la carretera N-232 se atraviesa una zona endorreica muy transformada por la agricultura. Estos espacios, con drenajes deficitarios y donde no hay posibilidad de escorrentía hacia los cursos fluviales, pueden aparecer temporalmente cubiertos por laminas de agua que suelen evaporarse en el largo verano, dejando a la vista eflorescencias salinas. Cultivados por el hombre, su conservación no es muy buena, y seria deseable una recuperación acorde con los nuevos ordenamientos territoriales. En la comarca destaca la salada de Azaila, declarada LIC (Lugar de Interés Comunitario) y difícilmente reconocible algunos años por su uso labriego. Las interesantes muestras de vegetación halófila se sitúan en bandas concéntricas, dependiendo de su resistencia a la sal.


 

Comarca del Bajo Martín
Comarca del Bajo Martín
Ctra. Alcañiz, nº 72 . 44530 Hijar. (Teruel)
Tel. 978 820 126

XML/RSS