Web Oficial de la Comarca del Bajo Martín
Turismo> El barranco de "los Estrechos"

Las pinturas de los Estrechos y los Chaparros

Las pinturas se encuentran en diversos cortados sobre el río.El espacio rupícola de los Estrechos de Albalate une, en un recorrido sencillo y espectacular, la gran riqueza de los escarpes y cortados del río con interesantes muestras de sistemas populares de construcción y de usos del agua y, por supuesto, el excepcional conjunto de las pinturas rupestres de los Estrechos y los Chaparros de Albalate. En 4 h se pueden recorrer, sorpresa tras sorpresa, los itinerarios propuestos y señalizados por el Parque Cultural del Río Martín. Se recomienda no salirse de los senderos marcados y extremar la precaución en los tramos que recorren los altos escarpes.

Recomendable, casi fundamental, es la visita al Centro de Interpretación de Arte Rupestre de Ariño, donde la visión de las mismas, a través de calcos, ilustra acerca del recorrido de los Estrechos.

Se recomienda aparcar los coches en la zona del puente del Batán, a 11 km de Albalate. Desde allí parte la ruta señalizada por flechas indicativas, mojones y mesas de interpretación. Se puede aparcar otro vehículo, si es posible, en el otro extremo de los Estrechos, un aparcamiento amplio al que se accede por una pista que sale de la carretera, a unos 7 km de Albalate, también señalizada.

Antes de comenzar, una parada donde deleitar la vista, observando la ruptura brusca del río y los cortados. Sólo el observador paciente encontrará en estas vistas y en los recorridos habilitados las esencias de tan peculiar convivencia de flora, fauna y trabajo del hombre. En cualquier momento la naturaleza ofrece bellos retazos, como el vuelo del buitre leonado, el del alimoche o buitre blanco y el del cernícalo o la presencia de la cabra montes, en expansión por el parque.

Arte rupestre levantino.La fuerza del paisaje, los susurros del viento y la talla lenta y constante del agua en el suelo lastimero hacen que enseguida se comprenda la sacralización de los Estrechos en época prehistórica. Esta sacralización se mantuvo desde el Epipaleotítico, con sus figuras levantinas clásicas (6000 a. C), hasta la Edad del Bronce. Incluso hasta época medieval, pues al poco de comenzar la ruta (20 min) se encuentra un abrigo con interesantes grabados rupestres de origen medieval.

A lo largo del camino, varios miradores y mesas de interpretación hacen de guías para entender el paisaje y acercarse a los cultos prehistóricos. Allí donde el anfiteatro natural de los Chaparros se abre al paso incómodo de los Estrechos, hay una zona de descanso. El Recodo, con su abrigo de pinturas esquemáticas desde el cual se puede acceder a las pinturas de los Chaparros, representaciones del estilo "lineal-geométrico" a las que se superponen otras, más modernas, de estilo levantino.

Siguiendo el curso del río, desde una zona de descanso se llega a la zona más llamativa del recorrido. Se cruza un puente y se puede optar por retomar al puente del Batán o continuar por los Estrechos. A partir de ahora, el tramo aéreo es de una belleza sin igual en las comarcas vecinas. El sendero corresponde al que utilizaron los constructores del canal de la central hidroeléctrica de Rivera, que acompaña con su frescor todo el camino.

Para observar las pinturas de los Estrechos se necesita algún elemento óptico, pues su ubicación es francamente difícil. Se encuentran pintadas a unos 30 m sobre el río, con representaciones esquemáticas. Se puede descender hasta el mismo río para contemplar la inmensidad de una naturaleza tan cercana y, a la vez, tan misteriosa. Si se ha utilizado un coche de apoyo se prosigue por el sendero hasta alcanzar la zona de aparcamientos del final del trayecto. En caso contrario se vuelve hacia el Batán, no sin antes contemplar la pintoresca situación de la central eléctrica y su salto.

 


 

Comarca del Bajo Martín
Comarca del Bajo Martín
Ctra. Alcañiz, nº 72 . 44530 Hijar. (Teruel)
Tel. 978 820 126

XML/RSS